El caminar de las abejas

Conoces a tu mujer.

Os escribís. Quedáis. Se rompe el espacio y el tiempo con el primer beso.

Camináis. Y ese caminar dice mucho de vosotros. Puede pasaros que andéis exactamente igual, al mismo paso. Ese caminar indicará que sois la misma persona dividida en dos partes y dos cuerpos distintos que en realidad es el mismo. El caminar milimétrico en el que vuestros cuerpos emiten un aroma conjunto. Sois como abejas reina mandando hormonas de amor a un mundo zangánico.

Al andar puede ocurrir que os piséis pero os disculpéis u os piséis y uno de los dos pida explicaciones absurdas por el pisotón. Puede ocurrir que uno vaya más deprisa en el ritmo y otro más lento en la zancada. Puede ocurrir que no queráis ir al mismo sitio o que uno quiera andar eternamente y el otro no quiera andar jamás.

Caminando con tu pareja puede ocurrir que uno quiera ir al punto A y otro al punto B. Que uno entre medias quiera pasar por C y que C apeste o que sea la hostia pero el otro no se dé cuenta. Puede pasar que no vayáis de la mano, que vuestras manos no se correspondan con el ritmo de vuestros pies. Que no sean amigas, que no se quieran, o por el contrario, podéis asistir emocionados cómo vuestras manos se enamoran delante de vosotros.

Podéis ver en ese caminar que las manos se reclaman, que vais incluso de las manos en un momento de pureza que nadie entendería. Podéis tener además la suerte de tener un lado bueno del que siempre disfrutar, un caminar freak no viciado por el mundo, pero vuestro, auténtico y sobre todo prohibido para todo aquel que no forme parte de vuestro universo.

Ese caminar tan propio de cada pareja define un poco lo que sois, y lo que sois en cada paso es el reguero invisible que vayáis dejando. Ese camino con zetas de sueño, corazones de amor, relámpagos de injusticia o interrogaciones dando saltitos.

 

Deja una respuesta