El despertar de Mascletá de Pierre Nodoyuna

Pierre Nodoyuna y Patán son una pareja fascinante. Empecemos por Patán. Es un perro que lo único que hace en la vida es descojonarse de su dueño. No hace planes, no se le ve con otros perros, no parece que le importe mucho que todos los planes de Pierre se vayan al carajo. No. Su vida entera es descojonarse de él, estar ahí cuando le vienen mal dadas, estar delante cuando tiene que pagar las facturas de todos los desmanes de Pierre a la hora de cazar al palomo mensajero o de ganar la carrera de los autos locos. Él está ahí de paquete  siempre, en el avión o en el coche, aunque claro, es Patán, su amo le ridiculiza llamándole así y de hecho si él se la pega, Patán también, pero le da igual y eso me fascina.

Prefiere caer desde las alturas y tener un accidente de tráfico contra mafio y sus pandilleros con tal de estar ahí y descojonarse masivamente de toda la escena. Además así, de forma infame de sucinta forma, sin mucho aspaviento. Ríe por lo bajini porque ha nacido para hacerlo.

Su amo Pierre Nodoyuna es un auténtico neurótico obsesivo. Le da por ganar la carrera una y otra vez con trampas y encima con el mejor coche. Es malo, pero lo hace por deporte. Es como Patán, ha nacido para intentar ir haciendo putadas que le salen mal al igual que el otro ha nacido para descojonarse en su cara. Pier gusta de hacerle caso a Tontón y a Tontín con el tema de atrapar al palomo mensajero, algo delirante habida cuenta de que Tontón es un chiflado que no habla castellano y al que solo le entiende Tontín, y que aquí el amigo Tontín es como Shaggy el de Scooby Doo pero aún más acojonado. A todo esto, el palomo es más listo que los cuatro juntos y siempre sale airoso. Igual que el correcaminos pero sin dar puto asco.

Con el tema de los autos locos, ya van más por libre, hay más caos y siempre pasan más cosas, pero la gracia está en la imaginación que Pierre Nodoyuna le echa al asunto siempre. Sus ideas son geniales, joder. Lo que pasa es que las desarrolla en una carrera en la que corren otros 9 perturbados: un castor con un leñador XXL con camisa de felpa en un coche de madera, los hermanos Macana machacándose la cabeza con troncos, sin  ver JAMÁS la carretera, unos tíos de la familia addams que son una gentuza de muy señor mío, un redneck americano con un oso, el citado mafio con sus pandilleros disparando por doquier, Pedro Bello y Penélope Glamour, quizá los romeo y julieta más profundos de mi infancia, un tío alemán que pasa de todos y que va en su avión en vez de en coches y un chiflado con un coche-invento que SIEMPRE la lía. Y en medio de todo Pierre Nodoyuna intentando hacer trampas en este ambiente.  Y su perro descojonándose entre explosiones, como si estuviese en plenas fallas.

No sé como será el despertar de mascletá de Pierre Nodoyuna pero creo que algún día este hombre es el típico que se levanta un día por la mañana, se pasa al bicentury y manda a tomar por culo a las carreras, al palomo mensajero, al ferrari y su perro, el cual no llorará cuando se separe de él. Se descojonará indignamente en su cara.

Deja una respuesta