Tazos, mantequilla, botellas

Tazos, mantequilla, botellas,

calcetines de bizcochitos

Una habitación en un hotel allende mi tierra.

No sabía cuando vine que en esta isla eterna,

estaría destinado a estar con la mujer a la que llamaba huesitos.

 

Hama-beads de marcianitos, bimbo sin la lactosa del mal.

Quiero quedarme aquí, en este paradisíaco lugar.

Veo desde mi ventana a un hombre que desea volar

Es la estatua que corona un amor sin par pero debo estar dormido sin dudar,

porque este sueño de bonito que es, es para llorar.

 

Cortinas, cargadores, juegos de gameboy y jamón.

Bebida sojasun, caja fuerte y mi reloj.

Elementos retro-pijameros en la cama de la pasión.

Su ropa junto a la mía, juntitas mirándose las dos.

 

Sus zapatillas adorables recordándome su voz y su tez

Si hablasen estas paredes, contarían más de diez.

Bebo agua, me hidrato, necesito no desfallecer

Somos dos patatas nacidas de un atardecer.

 

Cada beso, cada gota de sudor vertida en la cama volcán

se quedan en el éter, imparable registro de nuestro amar

se quedan en el ambiente cerca del mediterráneo mar.

Él a un decimoséptimo coloso podría por ella matar.

Deja una respuesta