Nosotros en la historia de este mundo

Desde que estás en mi vida le echo sal a las comidas cuando antes todo era soso.

Me visto en mi cuarto tras salir de la ducha.

Me cuido en las comidas en la cocina donde antes todo era dolor.

Me peino de forma normal, me veo bien, disfruto de ser yo.

 

Desde que estás en mi vida no tengo dolor de espalda ni de cabeza.

Y no tengo ganas de despeñarme por un barranco con el coche.

Y no paso por un via crucis todos los días de la semana entera.

Y me fijo en todas esas cosas que son molonas y de las que pasaba cuando antes era ciego.

 

Desde que estás en mi vida, amo la lengua y amo tu ciudad, amo tu forma de andar, amo la metáfora subyacente a tu forma de andar, amo lo que me incitas a conspirar, cada viaje que nos ha de esperar, cada beso que hemos de guardar, cada atardecer de ventana y manos enamoradas, cada tocarnos y cada buscarnos, cada explosión cuántica de cada roce que nuestras pieles tienen a bien hacerse.

Amo ser lo que estaba destinado a ser gracias a «el encuentro». Amo lo que significa para mí tener encuentros en el futuro. Amo haber tenido valor. Amo que hayas tenido valor. Amo que los dos luchemos. Amo saber que los dos lucharemos. Amo saber que soy para ti y que tienes esa certeza de saberlo. Amo que pase lo mismo con los dos.

Amo lo que eres, con tus rarezas y manías, con las barreras que crees que existen y yo me como.

Amo lo que vives y me haces vivir, lo que conectas conmigo y lo que aportamos a la historia increíble de este planeta. Amo saber que algún día alguien nos estudiará, pondrá nuestros nombres en una pizarra y nos pondrá como ejemplo de amor y originalidad, de cariño y preciosa dedicación.

Desde que estás en mi vida, amo muchas cosas, pero sobre todo amo saber que voy a hacer todo lo posible por que sigamos aportando magia a la historia de este mundo.

Deja una respuesta