Te regalo una superluna

Te regalo una superluna que además es espacial

Un astronauta sacó la foto pensando en regresar

Igual que yo en tu pecho, deseo hoy respirar.

Luna y tierra se acercan en su baile estelar.

 

Lejos queda tu isla de mi península. Loco de atar.

Me encuentro solo, aquí escribiendo en mi pesar.

Pronto nos reuniremos, y sin música podremos bailar,

la danza de los amantes que quisieron tuitear.

 

Luna más cerca y brillante, como tus labios sobre mí.

labios, que se comen fuera de sí,

labios que desean huir, hacia el mundo en donde los pómulos se enamoran llenos de rojo carmín.

Labios que como luna y tierra se atraen, como la reina y el alfil.

 

El misterio de la superluna y su lento atardecer.

No sabemos qué es ese satélite. No es lo que parece ser.

Quizá esté hueco, casi como una gran nuez.

Quizá estemos nosotros dentro bailando en nuestro querer.

 

Deja una respuesta