El juego de quien es quien al que jugamos desde que nacemos

Me llamo Metrónico,
me llamo dos letras y dos puntos.
Y quiero a otras dos letras y a otros dos puntos.
Y todos somos letras y puntos en nuestra privacidad sagrada.

Me llamo Metrónico,
me llamo cerebro y corazón
que palpita en una centrifugadora que gira a veces despacio
y otras veces muy deprisa
y solo a veces yo soy el que pulsa el botón de la velocidad.

Me llamo Metrónico
me llamo espalda y piel
y llevo en las vértebras experiencias tremendas
y en la piel, resistencia al dolor y a la angustia
y soy un jodido superviviente de mi propia vida.

Me llamo Metrónico,
me llamo huesos de acero
y nunca me he roto ninguno
aunque me hayan dado cien mil palos de ciego.

Me llamo Metrónico
y aunque otros no sepan quien soy
cada día soy más consciente de qué es esta dimensión
y de que va realmente este puto juego de quien es quien
al que jugamos desde que nacemos.

Deja una respuesta