La almendra amarga

La almendra amarga te espera en su bolsa sabiendo que te la vas a comer sin saber que está mala.

Tú en la vida esperas muchas cosas y trabajas para ello y a veces no recibes nada.

Confías en saber y escribes planes en tu mente en donde eres el protagonista de la película de la semana.

La almendra te espera con su mal sabor y la película se convierte en una arcada.

Quieres identificarla y no puedes porque esa puta almendra está camuflada.

No la ves venir y tienes que contar con ella aunque seas optimista en una vida embarrada.

Cuentas con muchas de estas almendras en tu haber. Seguiste comiendo como si no importara.

Cuida de que esta nueva almendra no esté realmente podrida, solo amarga.

Porque si está podrida podrías tener problemas en tu estómago y en tu alma.

Digerir la vida no es fácil pero esperas siempre salir de la estacada.

Digerir las almendras amargas es parte del juego, es saber que existen cosas buenas y cosas con mala baba.

No puedes parar el mundo de la injusticia y las imparables sensaciones en los demás y en su miradas.

Tienes que vivir sabiendo todo esto, ser feliz en este mundo de locos aunque existan las putas almendras amargas.

Deja una respuesta