Yo soy Espartaco

Nadie sabe la inmensa suerte que tiene hasta que la pierde.

Nadie sabe la inmensa cantidad de causalidades, primero la «a» y luego la «u», que lleva a la gente al lugar en donde ahora está.

Nadie sabe el ritmo del tiempo hasta que mira atrás. Y hoy es septiembre de 2014 y mañana será marzo de 2015 y pasado, invierno de 2016. El tiempo. Nadie sabe qué es el tiempo. Los relojes perturban. No sabemos qué hacen los relojes.

Espartaco quería saber. Decía en una mítica y emocionante escena el señor Kirk Douglas: «Yo no sé nada, nada. Quiero saber. Todo. Por qué una estrella cae y un pájaro no. Dónde está el sol por la noche. Por qué la luna cambia de forma. Quiero saber dónde nace el viento».

Todos tenemos a Espartaco dentro pero seguimos sin saber nada. La diferencia es que antes los hombres querían gritar «Yo soy Espartaco», y ahora Espartaco es un tracio que aparece de vez en cuando en Telecinco.

Deja una respuesta