Agujetas de las buenas

Tenía agujetas de las buenas, de esas que no quiero que se vayan porque me recuerdan por qué las tengo.

Tenía a huesitos en mis brazos, todo lo que me importaba en esta vida, el alfa y el omega de mi cambio.

Tenía la paz de la isla, la paz de unas calles que cada vez son más mías, de un submundo muy tierno

Tenía muchas cosas y mi mano no quería soltarlas. Esa última mirada y mi penica embarcando.

 

Tengo agujetas de las buenas, de esas que no quiero que se vayan porque me recuerdan por qué las tengo

Tengo la sensación de ser un globo sin cordel ascendiendo en la atmósfera desde que me pasó aquello.

Tengo la temprana sonrisa de quien recuerda a la mujer más pizpireta, conmigo riendo.

Tengo toda la vida por delante para recibir ese frax lleno de aliento.

 

Tendré agujetas de las buenas, de esas que no quiero que se vayan porque me recuerdan por qué las tengo

Y cuando se me vayan quiero volver a tenerlas. Esas agujetas son la gloria y en la gloria habito desde hace tiempo.

Deja una respuesta