La siguiente patada

En tu vida hay muchos «ojalás» que deberían ser «seguro«, hay mucho «ya veremos» que debería ser «sin ninguna duda» y hay muchos «estoy bien» que en realidad son muchos «estoy jodido» y no tienes huevos de decirlos  pero resulta que luego son ellos los que te duelen por las patadas que recibes ahí y lo más acojonante, valga la redundancia (y siempre vale), es que sigues esperando que no te duelan mientras sigues abriendo las piernas para que pase el siguiente pateador. Y la fila de pateadores es interminable. Y tú ahí dolorido. Y no lo entiendes, encima. Y lo fuerte, lo tremendamente fuerte es que encima es culpa tuya por permitirlo.

Y lo que duele, te lo quedas para ti, pero tu dolor se pasa a los demás a través de tus acciones. Habrá que tratar de convertir las frases-mentira en frases-verdad. Habrá que intentar cerrar un poco las piernas y parar las próximas patadas en los cojones, porque si no un día ya no podrás andar del dolor.

Si no, un día, serás víctima de tu propia apertura de piernas. 

Deja una respuesta