Tic vs Tac

Apenas sabemos.

Apenas llegamos a atisbar lo que realmente ocurre. Nadie nos lo dirá. Así es el tic pegándose con el tac.

Supuestamente, sólo podemos esperar que los universos de las personas correctas muestren pronto un conjunto disjunto en cuya intersección está aquello que buscas, esperas, deseas o necesitas, pero tenemos que poner de nuestra parte para que eso se produzca. Si nos detenemos en el oasis del desierto de las dudas esperando a que los universos se conozcan, se liguen y se acuesten estamos bien jodidos.

Porque no puedo saber qué hay más allá del oasis o si el oasis no termina y el mal es un espejismo, o si todo es una prueba de los señores de los relojes que se seguirían sobrando conmigo. Si es así, también estamos bien jodidos.

Apenas sabemos pero no podemos detenernos y eso es lo único que el tic y el tac podrán decir tras darse de hostias en el hospital.

Deja una respuesta