Anís

anis

El lobo hombre se quedó en París

se llamaba Denís

y mi reloj sonaba

cuando yo en vez de una sucia

bocanada de aire viejo con

precioso sabor de anís

miraba a mis pastillas de aliento

sin saber qué sería de mí

Deja un comentario