MisteriOs

mexico ufo ufopolis portadae

Misterios que nunca sabré si son de ficción en una vida de ficción, donde lo ficticio es real y lo real duele porque no sabe si es ficticio.

Misterios de los que nunca llegaré a conocer su final porque el cuentacuentos de la historia decide seguir contando sus cuentos y sus historias en la oscuridad de su propia mente.

Misterios que nadie sabrá jamás dilucidar pero sí fascinarán, acercarán mentes y suscitarán preguntas que nunca tendrán respuesta hasta que de repente el cuentacuentos repita la historia y abra su mundo.

seguir leyendo

Imágenes que son chinchetas

chinchetas-metálicas-28005488

Hay fotos, imágenes que tienes que ver en tu vida en algún momento. Están ahí. Aparecerán y aparecen. Se clavan como chinchetas en tus intestinos, sacan lo mejor de ti, lo normal, y lo peor.

Pero estás ahí viéndolas, y no tienes escapatoria. Son chinchetas que vuelan como colibrís, girando y queriendo matar tus mariposas. Si se paran ves la imagen en su cabeza redonda. Si siguen girando puedes cogerlas y ponerlas en el corcho donde pone “pasado”, ese tan difícil de mirar si lo anhelas, ese tan facil de mirar si lo superas. 

seguir leyendo

Telita

aa

 

2014 se fue entre pegamentos, trasteros, pan tostado, pergaminos, dramas, cubos de agua, encuentros, hoteles, bacon, tesitos, edificios locos, museos freaks, retornos, oscuridad, kilos de menos, tranquilidad existencial, uvas, viajeros en el tiempo, barbas, ovnis, ensaimadas, simulaciones virtuales, queen cantando radio gaga, jamón sin lactosa, un trozo del prepucio de jesucristo, osos, paellas, sonrisas, lágrimas y pañuelos con lágrimas entre ataques de perros hasta llegar a un boli de biomán y unos titanes con ganas de guerra. Telita, metrónico, telita. 

seguir leyendo

Croquetas con sabor a Woody

0d4d6712ecefd3f58b455b3221ef8955

 

Las croquetas que me comeré o no. El tiempo que pasará y el que no. El reencuentro que matará a ese tiempo en la estación de tren de mi universo paralelo.

La fuente y la mora bailando juntos en ese reencuentro mientras que una pera en un plato sigue mirando hacia el este queriendo ser el postre de esas croquetas con sabor a Woody Allen y aroma de frío y húmedo ron en mis entrañas.

Yodo olvidado

2883accc66160040d52db2690a727c69r

 

Yodo olvidado, agua oxigenada en el corazón, triste buho frío con nombre de hijo de dios y una pera con bigote que se pega en un post-it con un salmón ahumado lleno de urticaria.

Doble o nada en la llamada, italiano para principiantes, el eterno temor de su locura contra la mía, la ecuación inconexa por su vida imposible de vivir por nadie excepto por ella. 

El dulce recuerdo de amor entre unas plantas de los pies que ahora recorren vidas sin denominadores comunes tras haber bajado del numerador de manera innecesaria.

seguir leyendo