El sueño del monstruo roto

63ded5c896c578317ff2919eb6a1a82c

 

Somos personas rotas entre sueños rotos, personas con sueños por tener, personas sin sueños que persiguen personas rotas con sueño.

Somos personas que anhelan no estar rotas pero se rompen más en su anhelo, en su vida nunca soñada, en el sueño del monstruo roto que nunca nadie quiere ver.

Somos personas que quieren y pueden querer, y que tienen y también quieren no tener. Personas sin sueños que persiguen personas rotas, siendo ese su sueño.

Pues que sea ese su sueño. Por muy roto que esté.

El isótopo de Canfranc

d852e54f7dd1d6ef21cd24419fc31d92

No tenía nada.

Quizá nunca se produciría esa llamada, quizá ese tren jamás volviese a pasar por mi estación

y mi vida fuese un Canfranc y yo su fantasma, siempre esperando.

Lo etéreo como forma de vida.

La esperanza como única forma isotópica del oxígeno.

Nuestro ocho

estigia-51-2-300x173

Hay ochos que son dos ceros puestos aposta sin continuidad, sin tener esa sensación de infinito puesto en pie. Son ochos tristes que deberían volver a ser ceros solitarios.

También hay ochos con ceros montados a caballito que protagonizan películas preciosas en donde todo puede ser posible. Existe un espacio y un tiempo sin fin para ellos. El universo es suyo. Son ochos felices de serlo.

Luego hay ceros que quieren subirse a otros ceros y quizá esos ceros quieren vivir sin ningún cero arriba o abajo. Son ochos que podrían ser o no, que deberían ser o no. 

Daría todo por subir a caballito a ese cero y ser el mejor ocho a su lado, y quizá no ser el típico ocho, romper las reglas porque no somos ceros normales, quizá no estar uno sobre otro, caer los dos a la vez y ser ceros de la mano montando un cochecito de dos ruedas que va hacia adelante en la difícil carretera de la vida.

.