La elipsis del chuc-chuc

Me pasan desde haces unos meses cosas que no puedo explicar sin esos escalofríos que se sienten cuando vives algo totalmente único y especial en tu vida. Son momentos similares a tocar el cielo con la yema de los dedos, que los disfrutas tanto que te da pánico que algún día no puedas tenerlos.

Sonidos de retro-trenes, un codo enganchado en un pasamanos.

Unas risas por ser la segunda vez que me pasaba,

dolorcillo por ese atrapamiento, mirada a los ojos, su cabeza sobre mi hombro acoplada

como si llevase haciéndolo 5000 años. seguir leyendo