Nuestras mil cosas en directo

Escuchando a Max Richter mejorando a Vivaldi, casi lloro de la emoción;

me doy cuenta de que a veces en la vida pensamos que no se puede mejorar lo presente,

que no se pueden tener más cosas buenas, que no existe lo que está ausente,

pero existe y te espera de alguna manera, quizá tuiteando en tu puerta, o sólo mirando por una pantalla o una ventana y tú ni te das cuenta hasta que de repente sí lo haces por esas cosas que no se pueden explicar y que hacen que la vida de repente pase de ser una puta mierda a algo acojonante y sólo tienes que abrir y tirar del pomo de tu vida, seguir leyendo