Nosotros en la historia de este mundo

EarthOverMoon

Desde que estás en mi vida le echo sal a las comidas cuando antes todo era soso.

Me visto en mi cuarto tras salir de la ducha.

Me cuido en las comidas en la cocina donde antes todo era dolor.

Me peino de forma normal, me veo bien, disfruto de ser yo.

 

Desde que estás en mi vida no tengo dolor de espalda ni de cabeza.

Y no tengo ganas de despeñarme por un barranco con el coche.

Y no paso por un via crucis todos los días de la semana entera.

Y me fijo en todas esas cosas que son molonas y de las que pasaba cuando antes era ciego.

seguir leyendo

El diámetro de tu mundo

img_5

La gente puede considerarte un perdedor, cuando realmente eres un ganador nato y son ellos los perdedores. En tu pequeño mundo, eso puede ser un fastidio si valoras lo que te digan los demás más que tu propia opinión.

También ocurre lo contrario.

La gente puede considerarte un ganador, cuando realmente lo único que has hecho en tu vida es perder y perder. Dignidad, vergüenza, decencia y raciocinio. Tu mundo puede ser grande, pero está desierto de vida y de autenticidad. Es, en verdad, pequeño.

seguir leyendo

La camara que desenfocaba el mundo

la foto

Hace poco llegó a mis manos una cámara de pasional color rojo que antaño debió sacar fotos que quizá hoy quisiera ver o no, no lo sé. La visión de su objetivo destrozado por un golpazo dios sabe cómo ni cuando, no auguraba un funcionamiento correcto y efectivamente al comprobarlo vi como la cámara a no ser que adquiriese una óptica nueva desenfocaría la vida para siempre.

Momento inspirador: vida desenfocada siempre. Algo se percibe si te acercas lo suficiente. Son las sombras de la cueva de Platón con 2 megapíxeles de potencia. Entonces hago pruebas y veo mi mano, mal, pero la veo. Veo el mundo mal, pero lo veo. Son solo colores y círculos, pero los veo. Veo la pantalla de ordenador como la de un auto-cine de verano en la que las parejas no ven nada por el vaho de las ventanas de sus coches. Veo la luz de mi flexo de escritor underground y ahí sí veo bien su forma redonda bajo la negrura espesa de la noche que atrapa a todos aquellos búhos para los que el mundo empieza a las doce de la noche. La luz de mi flexo marca la idea enfocada de mi vida cuando más desenfocada estuvo.

seguir leyendo