La silla de playa de tu microplaneta

En la vida hay momentos en los que no tienes ni puta idea de nada y no es culpa tuya. Tú lo tienes claro. Pero no sabes qué es lo que pasa a tu alrededor. Te es imposible verlo, por mucho que pretendas descubrirlo.

Y eso te afectará para bien o para mal. Tu vida a veces y con cosas muy determinadas depende de decisiones de otros.

Y no puedes hacer nada, y te jode admitirlo.

Y te limitas a esperar como un gilipollas. Y te ves a ti mismo como a un personaje  sombrío en una silla de playa en un microplaneta. Ahí,  esperando. O mirando al cielo. O a tu móvil. O al correo. Y nada te llega porque nadie quiere expresarte nada o no les importas lo suficiente. Y tú sigues mirando, esperando escudriñar o cambiar la respuesta del cosmos de otras personas, sin poder hacerlo. seguir leyendo